¡Gracias Gigi por todo este tiempo compartido!

"Hola, soy LA Gigi, Tucumana, formo parte de Dale tu Mano desde 2014 y hoy me toca decir adiós a una gran etapa. Pongo un broche a mi etapa laboral como miembro del staff de Dale tu Mano pero no digo adiós. Si hay algo que tiene esta organización es que una vez que entras, "sos", y una vez que sos, ya no dejas de ser y pertenecer.


Inicié mi camino como voluntaria con amigos muy especiales soñando por la construcción de un proyecto con sentido profundo y sostenible para niños, niñas y adolescentes de Tucumán. Juntos encontramos en Dale tu Mano la tierra fértil necesaria para hacer brotar y crecer ese proyecto, forjando formalmente la sede tucumana de Dale tu Mano en 2015. Creo que por 2016 ya comencé a trabajar como Coordinadora de sede, para en estos meses de 2021 desarrollar mis funciones como Directora de Educación para el NOA.


Recapitulando, mi primer gracias va para el Padre Tommy Dell Oca que me invitó en 2010 a conocer Santa Victoria Este y ayudó a insertarnos en Dale tu mano. A mis amigos Vale, Guitu, Pol y Carla, Luli por habernos animado juntos a comenzar esta aventura en Tucumán acompañados de familiares y amigos. Gracias a la Comisión Directiva por abrir las puertas de la institución a estos changuitos de veintipocos para cavar los cimientos de esta nueva sede con nuevas propuestas y rumbos. ¡Jorge Bergoglio todavía no era el Papa Francisco pero nosotros ya hacíamos lío! Tanto lío que mi querido Dany Matheu me/nos bautizó Cataluña.


Todas las personas que me conocen, conocen Dale tu Mano y lo que este proyecto es para mi. Muchos me han dicho muchas veces que es como “mi hijo” y si, en parte lo es… y como toda madre, me toca dejarlo volar.

Pero como nada en la vida es lineal, yo también me reconozco hija de Dale tu Mano. Soy Licenciada en trabajo social y comencé mi carrera al mismo tiempo que fundamos esta sede en Tucumán. Creo que no hubo final en mi carrera en el cual no haya nombrado este proyecto, ni texto de las más variadas materias que no me resonaran en los territorios y equipos con los que tejíamos camino al andar. ¡Hasta mi tesis de grado le dediqué! Desde lo profesional Dale tu Mano me forjó en mi práctica, en la construcción de mi ejercicio profesional y vocacional.

Más allá de esto, que no es poco, en lo personal, cada experiencia transitada y vinculo construido en estos años me formó, fortaleció, marcó de una manera en la que no sabría bien donde empieza Dale tu Mano y donde comienzo yo. Me tocará descubrirlo ahora, que comienzo mis treinta, transitando nuevos caminos con todo este bagaje.


Gratitud por la confianza depositada. Gratitud y emoción al pensar en cada familia y becado, voluntario y compañero de trabajo, incluso muchos aportantes que a lo largo de todos estos años, me han abierto las puertas de su barrio, de su casa, de su corazón.


Nunca en Dale tu Mano me tocó como hoy hablar en primera persona. Siempre, todo fue en equipo, en construcción colectiva, en tracción conjunta. Así que este gracias es de todos y para todos. Y cuando digo todos me refiero a Todos, por que en esta constitución de Dale tu Mano me tocó estar con todos: con los maestros de Santa María y Santa Victoria, con los voluntarios de Salta y Tucumán, con los equipos de Buenos Aires y la Comisión directiva, con los padrinos y sponsors, en las cenas y eventos y en las cámaras, también y especialmente en el territorio con las familias y becados, en las escuelas y los actos, en las salidas recreativas y las colaciones.


Soy muy consciente de los proyectos y equipos de los que decido formar parte. Hoy puedo decir que año a año de 2014 a la fecha elegí ser parte de Dale tu Mano. Elegí su carisma y su espíritu, elegí sus objetivos, su gente, su permanente puja por florecer. No somos una organización perfecta, y los que la componemos tampoco, pero juntos hemos sabido elaborar un proyecto con sentido, con impacto real en la vida de cada uno de los que libremente decide formar parte de la manera que puede: equipo rentado, voluntarios, padrinos, becados, adultos responsables. Es el SI de cada uno, el SÍ fuerte y claro, el SI con intención y corazón el que sostiene a Dale tu Mano y eso hace que trascienda a las personas. Yo me voy de mi puesto de trabajo, Dale tu Mano queda y queda todo lo que supimos construir. Gracias inmensas.


Mención especial en mi transitar merecen: mis dream teams: Guitu, Vale, Pol, Carla; los umpa lumpas de fierro Gonchi, martu, luse y voluntarios de tantos años; Sebas, Ine y Mariano, Lucho, Agus (que al igual que yo sostuvo tantos años la sede de Salta); Mirta por ser sostén y maestra estos ultimos años; Michi, Delfi, Gero, Cami y Aru, este barco no puede estar hoy en mejores manos; mi familia (papá- hermanos- Germán) por que sin su generosidad y sostén nada de esto hubiese sido posible.

Comunidades de “Pacará”- “Pocitos”- “Banda”- sin palabras por tantos años juntos. Junto con las comunidades de Salta, se merecen todo. Deseo que cada una de sus familias y sus chicos tengan sus derechos garantizados y la rompan como lo vienen haciendo a pesar de tantas dificultades.


Nos quedamos unidos, por mejores oportunidades para todos/as, por más educación, por un presente y un futuro más justo y equitativo."


M. Victoria Griet.



83 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo