¡Hasta pronto Belu! La Banda te extrañará.

Es difícil escribir sobre algo que abarca tanto, que quiero tanto, encontrar las palabras justas o al menos las más adecuadas para describir este tiempo... Entre con 17 años y hoy hago una pausa con 21. ¡En el medio pasó muchísimo!


Cuándo descubrí Dale tu Mano, me entusiasme con la idea de poder ser parte de algo que me iba a permitir hacer una pequeña contribución, pero hoy veo para atrás y es más lo que me Ilevo de este Iugar que aquello que aporte.


En primer Iugar, los pequeños del barrio, que desde el día uno ganaron mi corazón, me recibieron con una sonrisa inmensa y con un gran abrazo que se volvió nuestra costumbre de sábados. No solo me tuvieron paciencia infinita para todas las tareas en los que los acompañe sino que también me enseñaron sobre ella, me enseñaron sobre superación, me contagiaron su entusiasmo.


Por otro Iado, el hermoso grupo de trabajo, que con los años se fue haciendo cada vez más grande, siempre dispuestos a trabajar, a esforzarse para que las cosas funcionen, poniendo lo mejor de cada uno y su marca distintiva.


Y no puedo dejar de destacar al grupo de padres de mi querida ”Banda”, quienes depositaron su confianza en nosotros, a quienes tuve el placer de conocer y acompañar durante estos años...


A cada uno de ustedes les digo GRACIAS. Con ustedes aprendí, me caí varias veces y nos volvimos a levantar, me reí, me emocione y por sobretodo crecí.


Sus consejos, sus enseñanzas, sus risas y sus abrazos, guardan para siempre un espacio especial en mi corazón.



Dale tu Mano es un Iugar que apuesta por el futuro, que apuesta por la oportunidad, que lucha porque todos los chicos que forman parte de sus distintos programas tengan acceso a un acompañamiento a lo largo de su educación, un a


compañamiento integro, no solo de textos y números. Es una asociación que siempre busca dar más y más, que crece día a día. que apuesta por la educación como herramienta fundamental. Y le digo gracias a ”Dale tu Mano”, por permitirme ser parte de este Iugar tan Iindo, donde tus compañeros se vuelven amigos, donde nunca falta una mano que te ayude a levantarte cuando lo necesitas o una mano que te empuje para adelante como así también que te muestre que esta bien tomarse su tiempo, hacer una pausa, disfrutar el camino. Y cuya frase de pseudo despedida es ”las puertas siempre estarán abiertas”...


Hoy me toca decirles hasta luego, con los ojos medio Ilorosos pero de la emoción de todo lo compartido, con la alegría de haber podido conocer a cada uno de los que forman parte de esta increíble asociación. Y con la esperanza de volver pronto.


Gracias, infinitas, porque me llenaron el corazón de cariño y recuerdos hermosos y mi cabeza de grandes enseñanzas.


No dejen nunca de perseguir sus sueños.






Los quiero para siempre,


Belu de la banda.




11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo