"¿Mis méritos? Escasos. ¿Sus méritos? Enormes. ¿Los méritos de Dale tu Mano? Decisivos."

En Junio de 2013, nueve años atrás, comprometí beca de apoyo a mi primera ahijada, Nicole. En la carta de presentación que me dirige ella escribe “… el año pasado concurrí a un centro vecinal en la Costanera (barrio con severas deficiencias de infraestructura, seguridad y habitada por familias de escasos recursos) hasta hoy en día que sigo perfeccionandome en el área de computación. También concurro hace 3 años al club Natación y Gimnasia donde practicó hockey con la ayuda económica que mi abuelo me regala”.


Año 2021, sigo apadrinando a Nicole, jugadora de 1ª Categoría en el club de sus amores, Natación y Gimnasia. Concluyó exitosamente sus estudios primarios y secundarios y actualmente cursa la carrera de Profesorado en Educación Física.



Si a alguien le preguntamos la importancia de la educación en el crecimiento personal y a la postre, en el desarrollo social; sin duda alguna, responderá que es esencial. Pero si luego le interrogamos acerca de la distribución de responsabilidad para la consecución de ese objetivo, escucharemos probablemente que debe asignarles al Estado y a la familia inmediata … pero, ¿y nosotros? Dale tu Mano fue y continúa siendo un formidable gestor de capacidades e intermediario entre quienes consideramos que la educación, y solo ella, tiene la virtualidad para modificar positivamente los proyectos de vida individuales de niñas y niños decididos a tomar la vida en sus manos para un futuro mejor.


Nati y Bianca, mis otras dos ahijadas de posterior incorporación, van siguiendo el mismo camino de compromiso y obtención de logros.


Muchas gracias,



Victor

Padrino Escolar desde 2013




15 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo